Inicio Actualidad Chavarry, El límite de la impunidad y la cuestión de confianza

Chavarry, El límite de la impunidad y la cuestión de confianza

40
0
Compartir

Lo más descarado en impunidad fue la decisión del Congreso de archivar el caso Pedro Chavarry. Mucho más y sobre pasando el límite de las dos bancadas que tienen el poder congresal, que el aprista Mauricio Mulder cambie su abstención por la de archivar las denuncias contra ex fiscal de la Nación con su voto decisorio y en el último segundo, ante la visión de la población peruana. Un descaro sin límite.

A Chavarry se le involucró hasta el tuétano como presunto miembro de “Los cuellos blancos del puerto”. Era un imposible que la Comisión Permanente del Congreso no lo acusara, sin embargo, los votos fujimoristas y apristas archivaron su caso. Las marchas y la expresión enérgica del pueblo peruano contra la corrupción fue vana y se pagaron los favores judiciales. Se consumó la impunidad para el supremo fiscal.

CLIC PARA ESCUCHAR

Esta actuación creó mucha indignación y la falta de voluntad concretar las reformas políticas, por parte de la mayoría partidaria de Fuerza Popular y el Apra. No quedó otra al Gobierno de plantear una Cuestión de Confianza como mecanismo constitucional diseñado con la finalidad de ofrecer una salida al Poder Ejecutivo cuando entra en abierta colisión con el Congreso de la República.

Hoy día el Jefe de Estado Martín Vizcarra, a través de su primer ministro, Salvador del Solar, solicitó la confianza al Congreso respecto a las reformas políticas, a la inmunidad y a sus iniciativas gubernamentales. Si es rechazada se produce una crisis total del Gabinete Ministerial y de acuerdo al artículo 134, el presidente de la República está facultado para disolver el Congreso si este ha censurado o negado su confianza a dos Consejos de Ministros. El primer caso fue el 2017 con Fernando Zavala.

Para la población peruana no hay vuelta que darle, el Referéndum fue el punto de equilibrio. Y, la situación congresal – ahora – no da para más, los casos de corrupción y las transgresiones constitucionales con la verborrea incesante de viejos parásitos e ineptos congresistas rompen todo esquema de diálogo y voluntades democráticas.

Ahora se escucha bien disolver el Parlamento y si el Presidente decide disolver el Parlamento, se convoca de inmediato a elecciones para completar el período restante con nuevos congresistas. Mientras tanto, el Poder Ejecutivo legislará mediante decretos de urgencia, la Comisión Permanente se irá a su casa de inmediato una vez que asuman los elegidos y cierto, comenzaría un nuevo período legislativo ante la caótica política peruana.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here