Inicio Actualidad Negligencia en unidad NAYLAMP por irreversible daño a Ventarrón

Negligencia en unidad NAYLAMP por irreversible daño a Ventarrón

1059
0
Compartir

Hace pocos días Lambayeque y el Perú saboreó con impotencia un grave daño a su patrimonio cultural. Muchos de los involucrados salieron a justificar su negligencia en forma pública, otros se lamentaron pidiendo disculpas; mientras en su visita el Ministro de Cultura, Salvador Del Solar Labarthe, indicó que se recuperará el 85% de lo afectado y pidió a la Fiscalía celeridad en la investigación que identificará a responsables del incendio.

Uno de los más indignados por estos negligentes hechos es el arqueólogo Ignacio Alva Meneses, quien por los años 2010, 2011 tuvo la responsabilidad de dirigir Ventarrón. Advirtió y denunció en varias oportunidades el poco interés que hubo por parte del Estado de proteger los vestigios descubiertos y el abandono en que se encontraba. Hizo público documentación que evidencia negligencia de la Unidad Ejecutora Naylamp – UEN 05, para proteger los valiosos vestigios arqueológicos, tras el incendio registrado.

Los cierto es, que desde el 12 de noviembre, no hay señales contundentes de los responsables del incendio del cerco colindante al perímetro del sitio arqueológico, que viola toda norma de protección relacionada al espacio y distancia que deben conservar obligatoriamente los patrimonios culturales como Ventarrón.

De estos irreversibles daños, solo hay dos responsables la Dirección del Proyecto Arqueológico Ventarrón / Collud – Unidad Ejecutora 005 Naylamp Lambayeque y la Empresa Azucarera Pomalca. Quemar caña es de siempre, que el fuego se propaló en el cerco y los trabajadores de Pomalca no pudieron controlarlo y apagarlo y que menos hicieron los que cuidan de Ventarrón, es cierto. Esto, lo conocen los “dueños” de Pomalca y poco les importa los incidentes por la quema de caña. A Chiclayo lo tienen contaminado con sus cenizas hace muchas décadas y las autoridades aún permanecen mudas al respecto.

Los vestigios descubiertos que se podrán restaurar, como los murales y cerámicas, entre otros bienes culturales, con seguridad se lo cargarán al Estado, para no entrar en responsabilidad la Unidad Ejecutora y por efecto el Instituto Nacional y el Ministerio de Cultura. Esto, permitiría por enésima vez la protección del Estado a la empresa Pomalca de propiedad del amigo de Becerril, Edwin Oviedo, personaje altamente cuestionado en Lambayeque, e inmerecidamente condecorado por el Congreso a costas de los triunfos de los jugadores de la Selección Peruana de Fútbol, clasificada para participar en el Mundial de Rusia 2018. Cosas que suceden en el Perú.

Por su relevancia multicultural, los monumentos arqueológicos, tiene normas que los ampara, protege y conserva. Cada sitio o lugar desde su hallazgo como expresión o testimonio está bajo la tutela del Estado y de la Comunidad Nacional, en especial por Ministerio de Cultura y entidades dependientes.

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí