Inicio Portada VACANCIA, PODER POLÍTICO Y CORRUPCIÓN

VACANCIA, PODER POLÍTICO Y CORRUPCIÓN

897
0
Compartir

El Congreso de la República consiguió, al amparo de la Constitución Política, someter a sus integrantes y admitir la moción de orden del día para vacar al Presidente de la República en sus funciones, aplicando el inciso 2, artículo 113, “por su permanente incapacidad moral”, aprobada con 93 votos de aprobación. No importando a muchos el debido proceso.

Ante esta situación, los peruanos, de todo tipo de educación y cultura, medios de comunicación con sus confusos periodistas, han salido a conceptualizar lo que significa una vacancia presidencial, la permanente incapacidad moral, la ética, deberes y derechos y el debido proceso. Bien por todos. Tiempo de leer la constitución.

Lo cierto, es que la Constitución está ahí, y el que husmea su contenido saca provecho para bien o para mal. Esta vez, le tocó al presidente Pedro Pablo Kuczynski, un personaje que viene de 1968, saboreando un golpe de Estado Militar, con la IPC, fugado, radicado y protegido por EEUU, al igual que el encarcelado Alberto Fujimori, renunciante por fax, socio de Montesinos y en un tiempo protegido por Japón; ambos involucrados en la sutileza y vileza de la corrupción, más el padre de Keiko Fujimori en crímenes de lesa humanidad.

Los ex presidentes Alejandro Toledo, Alan García, Ollanta Humala, entre otros políticos y empresarios denominados “dueños del Perú”, se suman a las acusaciones de corrupción, aún en procesos de investigación, que podrían escapar a sus responsabilidades por el estado inestable que ya vive nuestro país.

CLIC PARA ESCUCHAR

Son 30, los últimos años, que los peruanos hemos vivido de malas noticias de corrupción y crímenes. Hasta ahora, no se tiene la valentía de ser más contundentes en las denuncias contra estos políticos, al contrario, se les ha vuelto a elegir como sus gobernantes. Hoy en día, de tanto morderse estos presuntos corruptos, sale a la luz las sutilezas o maneras de cómo se trafica ilícitamente los dineros del Estado, de coimear con obras de infraestructura sobrevaloradas o mal hechas, o recursos naturales o servicios nacionales rematados a postores, de los que también forman parte con testaferros bien camuflados.

La vacancia ya está en camino, entre la incapacidad moral, la ética y la corrupción, lo que no debe asustar a los peruanos, ni caer en “los cuentos de los eternos políticos y especialistas” sobre las consecuencias, lo mejor que puede suceder al Perú sería limpiar, no permitir que sigan los vice presidentes porque serán sometidos al “poder” congresal y a la “toma” del poder ejecutivo. Que se convoque a nuevas elecciones, son 5 los presidentes involucrados en actos de corrupción, 4 períodos de 5 años y uno de 10. Ya basta. Esta vez elijamos mejores congresistas y gobernantes nacionales.

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí